miércoles, 16 de noviembre de 2011

Organizada: La frecuencia ideal-orientativa de las tareas domésticas

lunes 4 de octubre de 2010

La frecuencia ideal-orientativa de las tareas domésticas

Organizar y planificar la limpieza de la casa

Para la limpieza de la casa es necesario organizarse, es decir tener un plan de acción, esto permitirá ahorrar tiempo y obtener excelentes resultados.

No es conveniente limpiar todo a la vez, por ejemplo si la casa tiene varios pisos, planificaremos la limpieza por pisos, comenzando por el más alto hasta llegar al sótano.

No se exija demasiado e intente realizar la limpieza en un solo día, si su casa es grande sólo logrará agotarse y posiblemente no pueda terminar el trabajo. Esto le creará frustración.

A pesar que cada cual tiene su forma de hacer las cosas, siempre podemos aprender como simplificarlas. No existen las fórmulas mágicas, pero si se tiene una idea de que se va hacer cómo realizará el trabajo, la tarea será más amena y reconfortante. Puede poner su música favorita, si tiene marcha, mejor. Eso logrará distraer su atención y no pensará en todo lo que le queda por hacer.

Si la casa es grande, no se sienta autosuficiente, pida ayuda a los miembros de su familia. Asigne tareas a cada uno de sus hijos, como hacer la cama, recoger la ropa sucia, sacar la basura, sacar el polvo a los muebles del salón, etc. Tareas sencillas donde aprendan que el trabajo de la casa debe ser compartido por todos. Dejar participar en la planificación de las tareas de limpieza puede despertar un verdadero interés: las pautas a seguir son determinar cuáles son las tareas a realizar, en qué momento del día o de la semana se realizaran y cómo se distribuyen las tareas.

Se sorprenderá como los niños pequeños disfrutan colaborando, se sienten útiles y fomenta la responsabilidad. Tendrá que adaptarse a esta nueva rutina, la ayuda implicará enseñar a limpiar, con su consiguiente pérdida de tiempo, también debe tener presente que no limpiaran como lo haría usted. Pero la intensión es lo que cuenta, o usted es de las que si no lo hace usted prefiere que no lo haga nadie.

Un buen truco es colocar en la nevera un esquema donde anotar las tareas a realizar durante la semana o mes (anotar al lado de cada tarea a quien se ha asignado). Al finalizar cada semana, evaluar el cumplimiento de dichas tareas. Por ejemplo: DIA: lunes, TAREA: Poner la vajilla en el lavavajillas; ASIGNADA A: María; CUANDO: después de cada comida, etc.

Equipo básico de limpieza

Los imprescindibles para realizar la limpieza

1º) Recogedor y escoba:

Imprescindibles para recoger el polvo de manera tradicional, aún teniendo aspirador siempre son necesarios. Colgar o poner boca arriba los cepillos o escobas para que no se deformen y lavarlos con agua jabonosa una vez al mes. Tiene el inconveniente de que muchas veces movemos el polvo de un lugar a otro.

2º) Aspiradora

El electrodoméstico más práctico a la hora de limpiar la casa, no solo recoge instantáneamente las migas de pan u otros restos del suelo, sino que quita el polvo de los tapizados y cortinas sin cambiarlo de sitio. Son más recomendables los que no tienen bolsa.

3º) Fregonas y cubos:Lo ideal es tener un par de cubos y una fregona. Cuando esté fregando el suelo cambien el agua de la fregona cada vez que friegue una de las estancias, de lo contrario, llevará la suciedad de una habitación a otra.

4º) Paños, trapos y bayetas:
Aproveche las toallas, sabanas o camisetas viejas para secar. Siempre hay preferencias para utilizar unos por otros, para los cristales los que no desprenden pelusa, las toallas para la vajilla por que absorben mejor el agua y los demás para atrapar el polvo. No mezclar las bayetas y estropajos del baño con las de la cocina.

3º) Cepillos:

Necesitará un cepillo para ropa, uno pequeño para las juntas de los alicatados de baños y cocinas y otro para quitar manchas rebeldes de los suelos.

4º) Elección de los productos de limpieza:

Elegir los productos de limpieza es algo complicado, dependerán de las preferencias de la persona que limpia, pero su decisión no será fácil ya que la oferta del mercado es muy versátil.

Los productos básicos son: lavavajillas (uno para lavar a mano y otro para el lavavajillas), desinfectante como el amoniaco o lejía para fregar suelos y alicatados de la cocina y los baños; los productos complementarios como: alcohol de quemar, trementina, limpiacristales, desengrasante, etc., pueden ser sustituidos por productos naturales como el vinagre, el limón, el bicarbonato o la sal.

5º) Los peligros y cuidados en la limpieza:
Siempre utilice guantes para manipular los productos de limpieza.
No deje los productos de limpieza al alcance de los niños.
Identifique los envases correctamente.
No mezcle los productos, por ejemplo: amoniaco y lejía despide gases tóxicos nocivos para la salud y el medioambiente.
Cuando utilice productos fuertes, ventile bien el ambiente de trabajo, si no hay ventilación tome la precaución de salir usted de vez en cuando para renovar el aire.
La principales causas de accidentes en el hogar se deben a no tomar precauciones en el momento de realizar las tareas domesticas. Por ejemplo si no llega a un lugar para terminar de limpiar, no arriesgue su vida asomándose a una ventana o haciendo equilibrio en las alturas.


Para organizarse, es bueno tener un plan de limpieza y orden, que permitirá que todo se mantenga perfectamente cuidado sin exceso ni defecto de esfuerzo.

Todos los días:
- Limpiar el baño
- Lavar los platos y limpiar la cocina
- Ordenar la casa
- Hacer las camas y guardar las prendas de ropa en su lugar
- Limpiar los platos de los animales (si los hubiera) y el suelo donde se apoyan
- Limpiar los artículos del bebé

Dos veces o tres veces a la semana:
- Barrer o pasar el aspirador y fregar el suelo.
- Lavar y tender la ropa
- Quitar el polvo de los muebles y estantes que estén a la vista
- Repasar el frigorífico
- Limpiar los exteriores, si es que se vive en una casa.
- Limpiar el suelo del balcón, rejas y persianas.
- Higienizar las jaulas de los pájaros, el acuario o la casilla del perro- Bañar al perro (caso que hubiera animales domésticos)
- Regar las plantas (si las hubiera)


Una o dos veces por mes:
- Repasar objetos de metal
- Retirar la comida de los armarios de cocina o despensas y limpiar los estantes
- Limpiar a fondo el horno y el refrigerador
- Limpiar ventanas, espejos y puertas
- Limpiar los electrodomésticos y cambiar los filtros si fuera necesario.

Dos o tres veces al año:
- Limpiar los techos y las juntas de los azulejos del baño
- Vaciar los armarios y cambiar la ropa según la temporada que comienza
- Si vive en una casa, destapar los desagües y canaletas del tejado
- Podar árboles y arbustos

Una vez al año:- Limpiar paredes tapizados

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Organizada: La frecuencia ideal-orientativa de las tareas domésticas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores

Archivo del blog