martes, 15 de noviembre de 2011

AMIGOS DE SAN GERARDO

martes 15 de noviembre de 2011

VOLUNTARIADO: MOTIVO DE CONFIANZA EN EPOCA DE CRISIS

El Papa recibió el viernes 11 de noviembre a los obispos responsables de la pastoral caritativa y a los representantes de los organismos caritativos de la Unión Europea que participan en el encuentro promovido por el Pontificio Consejo Cor Unum, con motivo del Año Europeo del Voluntariado.

"En estos momentos caracterizados por la crisis y la incertidumbre -dijo el Santo Padre-, vuestro compromiso es motivo de confianza, ya que demuestra que el bien existe y crece entre nosotros (...). Para los cristianos, el voluntariado no es sencillamente una expresión de buena voluntad. Se basa en su experiencia personal de Cristo, (...) cuya gracia nos ayuda a descubrir dentro de nosotros el deseo humano de solidaridad y la fundamental vocación al amor (...). También nos convertimos en instrumentos visibles del amor de Cristo en un mundo que anhela ese amor en medio de la pobreza, la soledad, la marginación y la ignorancia que nos rodea".

"Desde luego el voluntariado católico no puede responder a todas esas necesidades, pero no debemos desanimarnos (...). Lo poco que hagamos para aliviar las necesidades de las personas será percibido como la semilla que crecerá y dará fruto; como un signo de la presencia y el amor de Cristo (...). Esta es la naturaleza del testimonio que podéis brindar, con humildad y decisión, a la sociedad civil", observó el pontífice, puntualizando: "Si el deber de las autoridades públicas es tomar acto y apreciar vuestra aportación sin manipularla, vuestro papel como cristianos es ser parte activa en la vida de la sociedad, intentando hacerla más humana y caracterizada cada vez más por la libertad, la justicia y la solidaridad verdaderas".

Benedicto XVI recordó que su encuentro con los participantes en la reunión de "Cor Unum" coincidía con la memoria litúrgica de San Martín de Tours, representado habitualmente en el acto de compartir su manto con un pobre, y considerado modelo de caridad en Europa y en todo el mundo. "En nuestra época, el voluntariado como servicio de caridad ha pasado a ser un elemento universalmente reconocido de la cultura moderna. Sin embargo, -afirmó el Santo Padre- sus orígenes pueden verse en el interés cristiano por salvaguardar, sin discriminación, la dignidad de la persona creada a imagen y semejanza de Dios. Si esas raíces espirituales se niegan o se esconden y el criterio de nuestra colaboración pasa a ser puramente utilitario, la característica del servicio que prestáis corre el peligro de perderse, en detrimento de la entera sociedad".

El Papa finalizó su discurso invitando a los jóvenes a descubrir en el voluntariado "el valor de la entrega que da a la vida su significado más profundo".

domingo 13 de noviembre de 2011

FOTOCRONICA: ORDENACIÓN SACERDOTAL DE MIGUEL CASTRO EN SAN GERARDO, 13 NOVIEMBRE 2011



Alegría y fiesta en la Parroquia de San Gerardo, en la Congregación del Santísimo Redentor y en la Iglesia entera. El Señor sigue llamando a obreros para su mies.

Un templo abarrotado hasta el techo, y casi es literal, los pasillos acumulando a todos los que no querían dejar de participar en esta celebración que ha sido historia, vocación y comunidad.

Historia porque es la primera ordenación sacerdotal que este templo de San Gerardo ha acogido en su interior. Con Miguel la Comunidad Parroquial ha podido tener el privilegio y el gozo de tener más momentos históricos, como su profesión perpetua. Y claro, para ser la primera vez... ¡teníamos a D.Antonio Cañizares para presidirla! Qué mejor que quien fue tantos años un cura más en nuestra parroquia, pudiera ahora como Cardenal, desde Roma, venir a continuir el vínculo apostólico en el sacerdocio de Miguel.

Vocación porque es la gran llamada que ha sido esta celebración. La vocación de Miguel es una vocación a la santidad, a darse y desgastarse por la misión, un compromiso vital que recoge toda su vida como una ofrenda al Señor y un sacerdocio que participa y actualiza del mismo sacerdocio de Cristo Redentor. Por medio de Miguel, Cristo actualiza su presencia en la eucaristía y en la predicación.

Y todo ello en la Comunidad. Una comunidad religiosa y también una comunidad parroquial, que hoy sin duda se ha agrandado para acoger a todos. A los padres y hermana de Miguel, ya tan queridos en nuestra parroquia, a todos sus convecinos de Fuerte del Rey (Jaen), a los venidos de otras parroquias redentoristas, a los cohermanos venidos a celebrar con todos esta fiesta. Fiesta que desde la alegría del altar continuó abierta a todos, unos en los jardines de la parroquia y otros en la mesa preparada y que era atendida por los matrimonios del Grupo Sange.

Un día, otra vez, inolvidable. FELICIDADES MIGUEL. Sin duda lo habrás oído hoy mucho, pero es lo que brota del corazón de todos. Que con San Alfonso, santo sacerdote y doctor, y San Gerardo, humilde y servicial hermano, tengas el binomio perfecto para desplegar tu vocación al servicio de la Copiosa Redención.

viernes 11 de noviembre de 2011

ORDENACIÓN SACERDOTAL DE MIGUEL CASTRO, CSsR



El 13 de noviembre, Domingo, a las 12.30 h, en la Parroquia de San Gerardo, Miguel Castro Castro, diácono redentorista, recibirá la ordenación sacerdotal de manos del Cardenal Antonio Cañizares Llovera, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.


Es sin duda una fecha histórica por varios motivos: primero, para la vida de Miguel Castro, que de este modo avanza un paso mas en su seguimiento a Cristo Redentor, y por la gracia del Espíritu y la sucesión apostólica dentro de la Iglesa, podrá ser dispensador del perdón y de la Eucaristía.

También para nuestra Parroquia: será la primera ordenación sacerdotal que se celebre en nuestro templo. Gracias a Miguel, hemos podido vivir un itinerario nuevo en la Parroquia: la profesión perpetua, las órdenes de acólito y lector, y ahora... el presbiterado.

Y también lo será sin duda para D.Antonio Cañizares, sacerdote estrechamente vinculado a nuestra parroquia, desde la cual le acompaños a su ordenación episcopal en Avila, y que dentro de su camino vital por Avila, Granada, Toledo y ahora Roma, siempre ha tenido una referencia especial y cercana con nuestra Comunidad Cristiana de San Gerardo.




Sin duda... será un día de Gracia y Alegría, un día de Oración por Miguel, un día para pedir "obreros para la mies", un día de Fiesta. ¡¡FELICIDADES MIGUEL!!

martes 8 de noviembre de 2011

9 de NOVIEMBRE, SANTA MARÍA LA REAL DE LA ALMUDENA, PATRONA DE MADRID

image

image

Información a destacar:

MISAS Día 9 de Noviembre.

Misas en la Catedral: 9 y 10 h, por la tarde: 17, 18, 19 y 20 h.
Misas en la Cripta (Calle Mayor, 90): 10 y 12 h., por la tarde: 17:30 y 18:30 h.
Tanto la Catedral como la Cripta permanecerán abiertas todo el día. Durante todo el tiempo que la Catedral permanezca abierta, podrán los fieles que lo deseen, subir a venerar la imagen de la Virgen de la Almudena en su altar.

Ofrenda floral.- Se realizará en la Plaza de la Almudena. 8 de Noviembre. Los alumnos de los colegios y las familias madrileñas harán su Ofrenda a lo largo de todo el día.
9 de Noviembre. Continuará la Ofrenda de 9 a 21 horas, para todos los que deseen ofrecer sus flores a la Virgen de la Almudena.

Celebración de la Eucaristía.- 9 de Noviembre.
A las 11 horas en la Plaza Mayor.
Preside: Sr. Cardenal-Arzobispo. En esta Eucaristía, el Sr. Alcalde de Madrid renovará el Voto de la Villa.
Procesión.- Terminada la celebración eucarística comenzará la Procesión por las calles de Madrid. Itinerario: Calles de la Sal, Postas, Esparteros, Mayor, Puerta del Sol, Travesía de Arenal, Mayor, Bailén, Plaza de la Almudena.

lunes 7 de noviembre de 2011

“TE PUEDE PASAR A TI. ANTES ATEOS, HOY CONVERSOS”.

El autor del éxito cinematográfico La Última Cima, el director de cine Juan Manuel Cotelo, ha concluído su más reciente obra, una película-documental sobre conversos de nuestros tiempos: Te puede pasar a ti. Antes ateos, hoy conversos.

“Antes no creían en Dios. O le consideraban un extraterrestre. O le tenían escondido en el congelador. Pero un día se encontraron con Él... ¡y cambiaron de vida! Un boxeador, una estudiante, un escultor, una actriz, una empresaria, un malabarista, una escritora, una modelo, un terrorista… Son inclasificables y están por todo el mundo. Se les llama 'conversos'”, anuncia el sitio web de www.infinitomasuno.org, productora de la película.

El lanzamiento del primer capítulo, según anuncia la página web, será el 11 del 11 del 11. Tras haber dado “casualmente” con ellos, Cotelo, en una original presentación de su nueva película en una caravana, resume en tres minutos las historias de un transexual, una masona y echadora de cartas, una inconformista de tribu urbana, un marxista, un boxeador, una escritora, una integrante de una secta anticatólica, un joven en medio de pandillas y narcotráficantes y muchas vidas más.

Son personas que se encontraron con Dios de sopetón y cuando menos lo esperaban, a veces en unos segundos, con una convicción que, como dice uno de ellos, es haber pasado de vivir entre vinagre a disfrutar en una pastelería. El director del documental concluye: lo que les ha pasado a ellos, te puede pasar a ti.

sábado 5 de noviembre de 2011

jueves 3 de noviembre de 2011

UNA ENCUESTA DE MENOS DE 59 SEGUNDOS...

Para recoger la opinión de todos los que quieran...

Pincha en el siguiente enlace, completa la encuesta de DOS preguntas, y confirma pinchando en el cuadro "listo".

Haga clic aquí para completar la encuesta.

Muchas gracias por tu colaboración!!

martes 1 de noviembre de 2011

MEMORIA DE LOS FIELES DIFUNTO, 2 DE NOVIEMBRE

“(…) Me gusta recordar en estas fechas que la Iglesia no cesa de rogar por vivos y difuntos, aunque destine unos días especiales para hacer más solemne la acción de gracias por aquellos que gozan de la presencia del Señor, que son “Todos los santos” y al día siguiente con la oración por los difuntos en cada parroquia en particular. Es curioso observar que la misa vespertina, normalmente con no más de diez o quince personas, aumenta en número considerable el día de los Fieles Difuntos. La gente, incluso la que no pisa una iglesia por regla general, tiene a bien recordar a los suyos. Y es que como dice el refrán “Es de mal nacidos no ser agradecidos”. Y todos tenemos seres queridos a quienes debemos parte de lo que somos.

(…) Escuchaba hoy por las calles del cementerio a una anciana pesarosa de su próximo final. No tiene a nadie para llevarle unas flores, ni rezarle una oración, así que ha decidido incinerarse. Son muchos quienes en la más profunda soledad, viven con cierta angustia el peso del futuro, esa ausencia de una mano amiga que les recuerde que han vivido y han formado parte de nuestra historia. Para su tranquilidad les confirmo que en la Iglesia católica, cada día se reza por vivos y difuntos. Y no es necesario ningún estipendio para que una persona ore por sus familiares y conocidos que ya están en la presencia del Señor. Por supuesto podemos dar un donativo al párroco y hacer que la intención de la eucaristía esté dedicada a nuestro familiar. Con ello damos cumplimiento a una costumbre que pervive en muchas culturas, que es honrar a los difuntos. Recordarles, rogar por ellos, sentir que siguen presentes en nuestra vida, aunque sea de manera diferente.

Desde los primeros tiempos, la Iglesia ha honrado la memoria de los difuntos y ha ofrecido sufragios en su favor. Es reconfortante saber que hay alguien que nos recuerda con una oración. (…)

Es una manera de recordar que todos dejamos alguna huella en los demás, por muy leve que sea. Formamos parte de la historia de todos aquellos que han ido pasando por nuestra vida. Aunque no seamos capaces de entender el alcance de esa huella. Algo parecido a eso la Iglesia lo llama “La comunión de los santos”.

(…) Me hubiera gustado explicar esta maravillosa comunión entre los fieles creyentes a esa anciana atribulada, para que no se deprimiese y supiera que su historia es una historia singular y única que no se difumina en el olvido. Porque en cualquier caso está recogida en las manos amorosas del Padre y forma parte de la historia de la Iglesia aunque no figure en ningún calendario. Esa realidad tan brillante y luminosa está siendo absorbida por el carnaval macabro de Haloween, donde los muertos, las brujas y las leyendas, olvidan la tradición cristiana que venera la memoria a Todos los Santos y de los Fieles Difuntos. En lo que esté en nuestra mano pongamos en estas fechas el acento cristiano”.

Carmen Bellver, blog “Diálogo sin fronteras”

lunes 31 de octubre de 2011

1 de Noviembre: SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS

clip_image002[4]La Iglesia escoge para este día la lectura del discurso de las Bienaventuranzas. Con ello desea rendir culto a todos los que han pasado por este mundo y han recibido de Dios el sobrenombre de bienaventurados por alguno de los títulos que Jesús pronunció sentado sobre el monte.

Los pobres, los que lloran, los sufridos, los hambrientos y sedientos de justicia, los misericordiosos, los limpios de corazón, los pacíficos y artesanos de la paz, los perseguidos por la justicia, los calumniados e insultados por causa del nombre de Cristo, no quedarán sin recompensa, y en el día solemne del Señor, serán llamados y proclamados dichosos, benditos, felices, porque han alcanzado la meta al haberse configurado con el Crucificado, el Hijo amado de Dios, quien llevó sobre sí los dolores y esperanzas de todos los hombres.

La multitud incontable de los que siguen al Cordero de Dios son los que han lavado sus túnicas y las han blanqueado en la sangre redentora de Cristo, por haber compartido sus padecimientos. A los ojos de Dios nada se pierde, y algunos, a pesar de que hayan podido pasar por la existencia sin saber que llevaban en su cuerpo las señales de la Pasión de Cristo, serán invitados al banquete por haber tenido compasión de los pobres, hambrientos, sedientos, desnudos, sin techo, doloridos, perseguidos, encarcelados, o porque ellos mismos lo han sido, como asegura Jesús en la parábola del rico Epulón y del pobre Lázaro.

Por dos caminos se puede llegar a la santidad: por conformar la vida, de manera consciente, con Cristo y ser uno de sus amigos, o por haber tenido compasión de aquellos que son signos visibles de las llagas del Redentor. La santidad es la forma de vida a la que estamos llamados todos los cristianos. En el bautismo recibimos la vocación a la santidad.

Los santos son aquellos que han vivido la fe, la esperanza y la caridad de manera heroica. La Iglesia los proclama siervos de Dios. Los cristianos tenemos que vivir “arraigados y cimentados en Cristo, firmes en la fe”, ser testigos de esperanza, como auténtica profecía del Reino futuro. Pero sobre todo, a los cristianos se nos debe reconocer por el amor mutuo y las entrañas de misericordia.

El Maestro, antes de dar su vida por amor, nos mandó que nos amáramos como Él nos había amado y que permaneciéramos en ese amor divino. Por la fe se puede superar la tendencia al mal y sobreponerse a todas las dificultades por amor a Dios. Amor que se demuestra con las obras de misericordia especialmente con los hermanos en la fe y con el prójimo.

La santidad es la belleza de la casa de Dios. La Iglesia es la gran armonía y el buen olor de Cristo. Los santos han dejado que actúe en ellos el Espíritu del Amor de Dios. ¡Seamos santos, porque Dios es Santo!. Angel Moreno, de Buenafuente

sábado 29 de octubre de 2011

jueves 27 de octubre de 2011

EL PAPA EN ASIS: LA RELIGION NO PUEDE JUSTIFICAR LA VIOLENCIA

Hoy se cumple el XXV aniversario del histórico encuentro ecuménico de oración por la paz convocado en Asís (Italia) por el beato Juan Pablo II. Con esta ocasión, el Papa Benedicto XVI ha peregrinado hasta la ciudad de San Francisco, invitando a los representantes de otras religiones y de los no creyentes a participar en una jornada de reflexión, diálogo y oración por la paz y la justicia en el mundo, bajo el lema "Peregrinos de la verdad, peregrinos de la paz".

El Pontífice y las diversas delegaciones partieron a las 8.00 en un tren Frecciargento desde la estación vaticana, y llegaron a Asís a las 9.45. Ante la basílica de Santa María de los Angeles, fueron recibidos por las autoridades religiosas y civiles, además de numerosos fieles que pudieron seguir la celebración en pantallas gigantes colocadas en el exterior de la basílica.

Tras el saludo del Cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, presidente del Pontificio Consejo "Justicia y Paz", se proyectó un vídeo conmemorativo del encuentro de 1986. A continuación, intervinieron los representantes de otras religiones: Su Santidad Bartolomé I, Arzobispo de Constantinopla y Patriarca Ecuménico; el Arzobispo de Canterbury y Primado de la Comunión Anglicana, Rowan Douglas Williams; el Arzobispo Primado de la diócesis de Francia de la Iglesia Apostólica Armena, Norvan Zakarian; el secretario general del Consejo Ecuménico de las Iglesias, Olav Fykse Tveit; el representante del Gran Rabinado de Israel, Rabbi David Rosen; el portavoz de la religión Yoruba, Wande Abimbola; el representante de la religión hindú, Acharya Shri Shrivatsa Goswami; el presidente del "Jogye Order" del budismo coreano, Ja-Seung; y el Secretario general de la Conferencia Internacional de las Escuelas Islámicas, Kyai Haji Hasyim Muzadi. Por último, en representación de los no creyentes intervino la lingüista Julia Kristeva.

DISCURSO DEL PAPA EN ASÍS

Queridos hermanos y hermanas,
Distinguidos Jefes y representantes de las Iglesias y Comunidades eclesiales y de las Religiones del mundo,queridos amigos

Han pasado veinticinco años desde que el beato Papa Juan Pablo II invitó por vez primera a los representantes de las religiones del mundo a Asís para una oración por la paz. ¿Qué ha ocurrido desde entonces? ¿A qué punto está hoy la causa de la paz? En aquel entonces, la gran amenaza para la paz en el mundo provenía de la división del planeta en dos bloques contrastantes entre sí. El símbolo llamativo de esta división era el muro de Berlín que, pasando por el medio de la ciudad, trazaba la frontera entre dos mundos. En 1989, tres años después de Asís, el muro cayó sin derramamiento de sangre. De repente, los enormes arsenales que había tras el muro dejaron de tener sentido alguno. Perdieron su capacidad de aterrorizar. El deseo de los pueblos de ser libres era más fuerte que los armamentos de la violencia. La cuestión sobre las causas de este derrumbe es compleja y no puede encontrar una respuesta con fórmulas simples. Pero, junto a los factores económicos y políticos, la causa más profunda de dicho acontecimiento es de carácter espiritual: detrás del poder material ya no había ninguna convicción espiritual. Al final, la voluntad de ser libres fue más fuerte que el miedo ante la violencia, que ya no contaba con ningún respaldo espiritual. Apreciamos esta victoria de la libertad, que fue sobre todo también una victoria de la paz. Y es preciso añadir en este contexto que, aunque no se tratara sólo, y quizás ni siquiera en primer lugar, de la libertad de creer, también se trataba de ella. Por eso podemos relacionar también todo esto en cierto modo con la oración por la paz.

Pero, ¿qué ha sucedido después? Desgraciadamente, no podemos decir que desde entonces la situación se haya caracterizado por la libertad y la paz. Aunque no haya a la vista amenazas de una gran guerra, el mundo está desafortunadamente lleno de discordia. No se trata sólo de que haya guerras frecuentemente aquí o allá; es que la violencia en cuanto tal siempre está potencialmente presente, y caracteriza la condición de nuestro mundo. La libertad es un gran bien. Pero el mundo de la libertad se ha mostrado en buena parte carente de orientación, y muchos tergiversan la libertad entendiéndola como libertad también para la violencia. La discordia asume formas nuevas y espantosas, y la lucha por la paz nos debe estimular a todos nosotros de modo nuevo.

Tratemos de identificar más de cerca los nuevos rostros de la violencia y la discordia. A grandes líneas – según mi parecer – se pueden identificar dos tipologías diferentes de nuevas formas de violencia, diametralmente opuestas por su motivación, y que manifiestan luego muchas variantes en sus particularidades. Tenemos ante todo el terrorismo, en el cual, en lugar de una gran guerra, se emplean ataques muy precisos, que deben golpear destructivamente en puntos importantes al adversario, sin ningún respeto por las vidas humanas inocentes que de este modo resultan cruelmente heridas o muertas. A los ojos de los responsables, la gran causa de perjudicar al enemigo justifica toda forma de crueldad. Se deja de lado todo lo que en el derecho internacional ha sido comúnmente reconocido y sancionado como límite a la violencia. Sabemos que el terrorismo es a menudo motivado religiosamente y que, precisamente el carácter religioso de los ataques sirve como justificación para una crueldad despiadada, que cree poder relegar las normas del derecho en razón del «bien» pretendido. Aquí, la religión no está al servicio de la paz, sino de la justificación de la violencia.

A partir de la Ilustración, la crítica de la religión ha sostenido reiteradamente que la religión era causa de violencia, y con eso ha fomentado la hostilidad contra las religiones. En este punto, que la religión motive de hecho la violencia es algo que, como personas religiosas, nos debe preocupar profundamente. De una forma más sutil, pero siempre cruel, vemos la religión como causa de violencia también allí donde se practica la violencia por parte de defensores de una religión contra los otros. Los representantes de las religiones reunidos en Asís en 1986 quisieron decir – y nosotros lo repetimos con vigor y gran firmeza – que esta no es la verdadera naturaleza de la religión. Es más bien su deformación y contribuye a su destrucción. Contra eso, se objeta: Pero, ¿cómo sabéis cuál es la verdadera naturaleza de la religión? Esta pretensión, ¿no se deriva quizás de que la fuerza de la religión se ha apagado entre ustedes? Y otros dirán: ¿Acaso existe realmente una naturaleza común de la religión, que se manifiesta en todas las religiones y que, por tanto, es válida para todas? Debemos afrontar estas preguntas si queremos contrastar de manera realista y creíble el recurso a la violencia por motivos religiosos. Aquí se coloca una tarea fundamental del diálogo interreligioso, una tarea que se ha de subrayar de nuevo en este encuentro. A este punto, quisiera decir como cristiano: Sí, también en nombre de la fe cristiana se ha recurrido a la violencia en la historia. Lo reconocemos llenos de vergüenza. Pero es absolutamente claro que éste ha sido un uso abusivo de la fe cristiana, en claro contraste con su verdadera naturaleza. El Dios en que nosotros los cristianos creemos es el Creador y Padre de todos los hombres, por el cual todos son entre sí hermanos y hermanas y forman una única familia. La Cruz de Cristo es para nosotros el signo del Dios que, en el puesto de la violencia, pone el sufrir con el otro y el amar con el otro. Su nombre es «Dios del amor y de la paz» (2 Co 13,11). Es tarea de todos los que tienen alguna responsabilidad de la fe cristiana el purificar constantemente la religión de los cristianos partiendo de su centro interior, para que – no obstante la debilidad del hombre – sea realmente instrumento de la paz de Dios en el mundo.

Si bien una tipología fundamental de la violencia se funda hoy religiosamente, poniendo con ello a las religiones frente a la cuestión sobre su naturaleza, y obligándonos todos a una purificación, una segunda tipología de violencia de aspecto multiforme tiene una motivación exactamente opuesta: es la consecuencia de la ausencia de Dios, de su negación, que va a la par con la pérdida de humanidad. Los enemigos de la religión – como hemos dicho – ven en ella una fuente primaria de violencia en la historia de la humanidad, y pretenden por tanto la desaparición de la religión. Pero el «no» a Dios ha producido una crueldad y una violencia sin medida, que ha sido posible sólo porque el hombre ya no reconocía norma alguna ni juez alguno por encima de sí, sino que tomaba como norma solamente a sí mismo. Los horrores de los campos de concentración muestran con toda claridad las consecuencias de la ausencia de Dios.

Pero no quisiera detenerme aquí sobre el ateísmo impuesto por el Estado; quisiera hablar más bien de la «decadencia» del hombre, como consecuencia de la cual se produce de manera silenciosa, y por tanto más peligrosa, un cambio del clima espiritual. La adoración de Mamón, del tener y del poder, se revela una anti-religión, en la cual ya no cuenta el hombre, sino únicamente el beneficio personal. El deseo de felicidad degenera, por ejemplo, en un afán desenfrenado e inhumano, como se manifiesta en el sometimiento a la droga en sus diversas formas. Hay algunos poderosos que hacen con ella sus negocios, y después muchos otros seducidos y arruinados por ella, tanto en el cuerpo como en el ánimo. La violencia se convierte en algo normal y amenaza con destruir nuestra juventud en algunas partes del mundo. Puesto que la violencia llega a hacerse normal, se destruye la paz y, en esta falta de paz, el hombre se destruye a sí mismo.

La ausencia de Dios lleva al decaimiento del hombre y del humanismo. Pero, ¿dónde está Dios? ¿Lo conocemos y lo podemos mostrar de nuevo a la humanidad para fundar una verdadera paz? Resumamos ante todo brevemente las reflexiones que hemos hecho hasta ahora. He dicho que hay una concepción y un uso de la religión por la que esta se convierte en fuente de violencia, mientras que la orientación del hombre hacia Dios, vivido rectamente, es una fuerza de paz. En este contexto me he referido a la necesidad del diálogo, y he hablado de la purificación, siempre necesaria, de la religión vivida. Por otro lado, he afirmado que la negación de Dios corrompe al hombre, le priva de medidas y le lleva a la violencia.

Junto a estas dos formas de religión y anti-religión, existe también en el mundo en expansión del agnosticismo otra orientación de fondo: personas a las que no les ha sido dado el don de poder creer y que, sin embargo, buscan la verdad, están en la búsqueda de Dios. Personas como éstas no afirman simplemente: «No existe ningún Dios». Sufren a causa de su ausencia y, buscando lo auténtico y lo bueno, están interiormente en camino hacia Él. Son «peregrinos de la verdad, peregrinos de la paz». Plantean preguntas tanto a una como a la otra parte. Despojan a los ateos combativos de su falsa certeza, con la cual pretenden saber que no hay un Dios, y los invitan a que, en vez de polémicos, se conviertan en personas en búsqueda, que no pierden la esperanza de que la verdad exista y que nosotros podemos y debemos vivir en función de ella. Pero también llaman en causa a los seguidores de las religiones, para que no consideren a Dios como una propiedad que les pertenece a ellos hasta el punto de sentirse autorizados a la violencia respecto a los demás. Estas personas buscan la verdad, buscan al verdadero Dios, cuya imagen en las religiones, por el modo en que muchas veces se practican, queda frecuentemente oculta. Que ellos no logren encontrar a Dios, depende también de los creyentes, con su imagen reducida o deformada de Dios. Así, su lucha interior y su interrogarse es también una llamada a los creyentes a purificar su propia fe, para que Dios – el verdadero Dios – se haga accesible. Por eso he invitado de propósito a representantes de este tercer grupo a nuestro encuentro en Asís, que no sólo reúne representantes de instituciones religiosas. Se trata más bien del estar juntos en camino hacia la verdad, del compromiso decidido por la dignidad del hombre y de hacerse cargo en común de la causa de la paz, contra toda especie de violencia destructora del derecho. Para concluir, quisiera aseguraros que la Iglesia católica no cejará en la lucha contra la violencia, en su compromiso por la paz en el mundo. Estamos animados por el deseo común de ser «peregrinos de la verdad, peregrinos de la paz».

AVISOS PARROQUIALES…


  • Lunes 31: No hay misa de 8: 00 h.

  • Martes 1: “TODOS LOS SANTOS” Misas de domingo. 10:00; 11:00; 12:00; 13:00 y 19:30 h.

  • Miércoles 2: “Memoria de los Difuntos”. Misas 8:00; 9:00; 11:00; y 19:30 h. En la misa de la tarde se aplicará por los difuntos de la parroquia. Anotadlos en el despacho parroquial.

  • Domingo 6: Reunión de la Asociación para la Solidaridad, Voluntariado, Tercer Mundo. Interesados a las 19:00 h. PARA REFLEXIONAR Y ACTUAR.

domingo 23 de octubre de 2011

CON HUGO CRECE LA COMUNIDAD CRISTIANA DE SAN GERARDO

Hoy ha recibido el bautismo HUGO, el segundo hijo de Jorge y Arantxa. Junto con toda su familia, la Comunidad Cristiana ha acogido hoy esta nueva vida como regalo de Dios, y se ha comprometido a acompañarle a lo largo de su vida, con el deseo de que en su camino pueda descubrir a Cristo Redentor.

La celebración ha sido presidida por Fray Juan Antonio Adánez, franciscano menor conventual, y concelebrada por Fray Roberto, y nuestro diácano Miguel Castro.

Se invocaron a los santos... San José, San Alfonso, San Gerardo, San Francisco de Asís, San Hugo... y hubo también un momento para una dinámica explicando a los más pequeños los símbolos que iban a concurrir en el sacramento.

Después de la celebración, la comida se extendió hasta bien avanzada la tarde en los salones y jardines de la parroquia.

Con Jorge y Arantxa y Mario decimos.. ¡bienvenido Hugo!

miércoles 19 de octubre de 2011

ORAR CON ARTE, miércoles a las 20.30 h.

image

El Papa declarará un “Año de la Fe” en el 50 aniversario del Concilio Vaticano II

La Iglesia celebrará un “Año de la fe” entre el 11 de octubre de 2012 -50º aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II- y el 24 de noviembre de 2013, anunció el Papa este domingo durante la misa conclusiva del primer encuentro internacional de nuevos evangelizadores.

“He decidido declarar un “Año de la fe” que ilustraré con una especial Carta apostólica, dijo Benedicto XVI en la Basílica de San Pedro, ante los participantes del encuentro promovido por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización.

La iniciativa de celebrar el “Año de la fe” tendrá lugar “precisamente para dar renovado impulso a la misión de toda la Iglesia de conducir a los hombres fuera del desierto en el que a menudo se encuentran hacia el lugar de la vida, la amistad con Cristo que nos da su vida en plenitud”, explicó el Papa.

Ese “Año de la fe”, continuó, “será un momento de gracia y de compromiso por una conversión a Dios cada vez más plena, para reforzar nuestra fe en Él y para anunciarlo con alegría al hombre de nuestro tiempo”.

AMIGOS DE SAN GERARDO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores

Archivo del blog